Tom_Clad y sus cosas

Inquietudes tengo muchas. Cosas por decir también. Me gusta opinar. Me gusta escribir. Me gusta sentirme escuchado. Me gusta hacer el gamba. Para todo eso y para más, este blog. Son mis cosas. Optimizado para Firefox, en IE se ve hecho una MIERDA.

12.9.06

Créditos rápidos

Cuando vivimos el maravilloso ritmo comercial de Occidente, hay veces que no tenemos para todo eso que necesitamos para que el vecino se piense que nosotros somos más ricos, para que el niño se sienta integrado o para que no nos de la sensación de que se nos va todo para la hipoteca o el alquiler. Pues bien, para todo ello y más, están las empresas de créditos rápidos, así todos viviremos más hasta el cuello, pero con un maravilloso televisor de plasma.
Los anuncios, todos nos habremos dado cuenta, se emiten en determinadas franjas horarias según para el tipo de público al que van orientados los productos publicitados. Así, los de los juguetes y cosas como la colección de maquillaje de Raúl se emiten en mayor medida los sábados y domingos por la mañana, los de tinte del pelo en los intermedios de los programas del corazón y los de estos maravillosos milagros los días laborables por la mañana, para que mamá ama de casa y papá parado (y es así para lo que están orientados) piensen que sus vidas rondan el umbral de la pobreza si no pueden permitirse un crucero por el Mediterráneo o un sillón de masaje.
Para todo ello utilizan las más variadas artimañas en sus anuncios publicitarios. En uno, los tochos de billetes entran por la ventana, en otro, llegan en tren de alta velocidad, incluso hay uno en el que aparece la cabeza de un tío y su cuerpo va cambiando, que si ahora estoy reformando la casa, que si ahora estoy en la playa, que si ahora me he vuelto loca en el Zara...
De los mejores, es uno en el que se ve una típica madre de éstas de anuncio que están buenísimas y la visten así un poco mal para que parezca de clase media y un niño típico también, con pelo rizado y cara de pan que se parece a su mamá de anuncio en nada.
Pues bien, el niño pone una cara de extremo deseo al ver una mochila color caca (ese niño tiene un golpe) y la madre al ver la escena le falta cortarse las venas al no poder ser capaz de pagar semejante artículo de lujo. De repente se le ilumina la cara al pensar que puede pedir un maravilloso crédito de seiscientos euros a tres años (!) y, como el dinero llega tan rápido tan rápido, mete la mochila en el carro de la compra y se van los dos conociendo lo que es la felicidad en su plenitud.
Otro buenísimo es uno en el que el crédito adquiere la forma de un bote de spray y se ve a un hombre todo emocionado echándolo por toda la casa y van apareciendo todo tipo de objetos de primera necesidad: Un televisor de plasma, un sillón de masaje, un acuario con pececitos de colores monísimos, un traje nuevo…
Pero sin duda la mejor campaña es la de un banco que ha contratado a un chulazo impresionante para que nos coma la cabeza.

No estoy más bueno porque no entreno

El chulazo en cuestión

En ella, se ve a este hombre diciéndonos directamente algo así como que los mejores créditos son los suyos porque él lo dice. Y te lo tienes que creer. Ea. Yo al chulazo este, he de reconocer que le pedía algo más que un crédito. En otro spot, aparece el mismo maromo saliendo de su casa tranquilamente a comprar el pan vestido de traje y se encuentra completamente sorprendido por unos periodistas que dudan de que sus créditos sean tan ideales, a lo que este semidiós responde que sí, que son estupendos y, ¿por qué? Porque lo dice él.
El tercer anuncio es uno en el que parece una chica totalmente deprimida porque no ha pedido el crédito del buenorro, y claro, todo el mundo la odia y le hace la vida imposible en la oficina. Tras tomar la mejor decisión de su vida, es decir, pedir ese préstamo, todo el mundo la saluda como si fuera una persona súper especial en lugar de una desgraciada.
Y es entonces cuando aparece el chulazo de antes y la saluda con voz y mirada de “Voy a follarte hasta mañana por la tarde”. Porque claro, ahora que es rica todos se la quieren clavar.
La chica llega al servicio para estar presentable cuando llegue la hora de abrirse de piernas y las compañeras la saludan con cara de estar pensando en que es una puta con suerte. Conclusión: Si te quieres tirar a este monumento pide su crédito.
Si queréis flipar un rato, consultar los intereses que todos cobran.. Ellos se escudan en que hacen una labor social y que al conceder créditos a personas desfavorecidas que carecen de sillón de masaje en sus chabolas, tienen mucho riesgo de impago. Manda cojones.

5 Comments:

  • At 12/9/06 16:32, Blogger LP-Spain said…

    Muy bueno el post, me ha gustado mucho el analisis que has hecho de estos anuncios que no son ni más ni menos que tragaperras.
    Unicamente es dinero que luego va a desaparecer arrastrando más dinero con él, los intereses de estos creditos estan sobre el 25% aproximadamente.
    Es decir, pides un credito de 3000€ y luego tienes que darles a ellos 3750€, lo más triste es que hay gente que los usa (si no no aparecerian en television tan frecuentemente)...

     
  • At 14/9/06 6:09, Blogger Quique said…

    Los interés son para flipar, así como ese maromo xD

     
  • At 14/9/06 6:09, Blogger Quique said…

    Intereses quería decir...

     
  • At 16/9/06 12:37, Blogger Ares said…

    ¿Seguro que hay gente que usa eso? Me parece increible...Muy buen análisis

     
  • At 17/9/06 13:38, Anonymous shin said…

    "y van apareciendo todo tipo de objetos de primera necesidad"

    XDDDD

    Lo que me hace gracia, es que encima están solicitadísimos estos créditos... si no uno no se explica que el 99% de los anuncios por la mañana sean de estos créditos.

     

Publicar un comentario

<< Home